13 Rue de Ferraz

Que lo que está ocurriendo en el Partido Socialista Obrero Español no es normal, es algo que no se le escapa a nadie. No es sólo el desgaste que han sufrido en las elecciones autonómicas en Euskadi y en Galicia. No es sólo que haya una guerra interna en el PSOE -algo que siempre ha existido, incluso en los tiempos de Felipe González-. No. Es el hecho de que, por primera vez, el desbarajuste interno ha eclipsado al propio partido. Y eso, eso sí que es nuevo.

¿De dónde viene?

A principios de semana, y tras unos resultados en las elecciones del 25 de septiembre, la Comisión Permanente de la Ejecutiva del PSOE se reúne en la sede de la madrileña calle de Ferraz. Se masca un comunicado derrotista y se especula con posibles consecuencias directas para el secretario general de la formación.

Tras varias horas de tensa reunión, según cuentan quienes estuvieron presentes, aparece Pedro Sánchez con semblante serio. Comienza la comparecencia reconociendo la derrota. Sin embargo, se sale del esperado guión dejando patente que la división interna del partido ya no puede seguir siendo algo oculto.

Deja claro que hay quienes piensan que él no es el adecuado para liderar la formación, sin dar nombres durante su primera intervención. Y pone el foco en que el PSOE debería tener una sola voz: la de su ejecutiva. Para ello, fija fechas tanto para un Comité Federal (23 de Octubre), como para un Congreso Federal (3–4 de diciembre).

Es el momento de la rueda de prensa. Sánchez, ahora sí, se muestra especialmente tenso. Incluso se vislumbra el enfado con los miembros de la Comisión.

Rueda de prensa tras el Comité Ejecutivo del 26/09/2016

 

Dejó la puerta abierta y señalada con flechas luminosas para quienes quisiesen desalojarlo de su despacho. Eso sí, antes quiso jugar la carta de la militancia. Una baza que ya le funcionó anteriormente y que, posiblemente, pudiese salvarlo de nuevo.

Sin embargo, la caja de los truenos ya estaba abierta y si por la mañana era Pedro Sánchez quien dejaba patente la división interna en el PSOE, por la noche, en Hora 25 de la Cadena SER, era uno de los pesos pesados de la formación quien cargaba sobre Sánchez la responsabilidad, no sólo del fracaso en las autonómicas, sino también en las últimas generales y, a grandes rasgos, de la deriva que ha tomado el partido. Guillermo Fernández Vara se despachó a gusto en esta entrevista con Àngels Barceló.

La responsabilidad es del partido y Sánchez es el secretario general. Los éxitos no son de uno y los fracasos, de otros.
Guillermo Fernández Vara, Presidente de la Junta de Extremadura

Guerra abierta

Las declaraciones de Fernández Vara no dejaron a nadie indiferente. En la entrevista redundó en la idea de que unas terceras elecciones eran una mala idea. Expresó una idea que venía defendiendo desde hace semanas: que el sitio del PSOE tras las últimas elecciones es la oposición.

Y su argumento es sencillo: no está dispuesto a formar parte de un gobierno en el que se pacte con quienes apuestan -o facilitarían- la independencia. Fue explícito en cuanto a qué pasos debería seguir su partido en cuanto a la sucesión en el liderazgo socialista. Sí a un Congreso, pero no antes de que exista un gobierno. Facilitaría, en caso de votación, que se tumbase la propuesta de Sánchez.

Las declaraciones del Presidente de la Junta de Extremadura sentaron mal en la Secretaría General. El mismo Pedro Sánchez lo dejó meridianamente claro en los micrófonos de Hoy por Hoy, también en la SER.

Entrevista en HxH el pasado 27/09/2016

Es hora de que digamos a los votantes del PSOE cual es la posición del partido.

 

Un Pedro Sánchez especialmente enfadado dejó frases como la que está sobre estas líneas. Y repitió en varias ocasiones que no se puede imponer al Secretario General una opción que no puede (ni quiere) defender, y que es por eso por lo que quiere preguntar a la militancia.
Tajante, también, con la posibilidad de apoyar un gobierno del Partido Popular. La abstención, para él, ni siquiera está sobre su mesa. Repitió que lo que debería ocurrir en su partido es que quienes apuesten por esa opción deberían presentar esa propuesta a la militancia.

“Es hora de decirnos las verdades” sentenció al término de la entrevista. Y varios líderes socialistas se lo tomaron al pie de la letra. Entre ellos, un histórico: Felipe González. El expresidente del Gobierno dijo, también en Hoy por Hoy, sentirse engañado por Pedro Sánchez y su posición de cara a apoyar o no un gobierno presidido por Mariano Rajoy.

El mismo día, pero en Onda Cero, el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, explicaba ante Carlos Alsina su opinión acerca de esas palabras. Además, aseguró que él mismo se había planteado la opción de abstenerse para facilitar la formación de un gobierno encabezado por el PP.

Primeros movimientos

Y si por la mañana era Pedro Sánchez quien decía que era el momento de poner las cartas sobre la mesa, por la tarde eran 17 miembros de la ejecutiva los que lo hacían, pero de manera literal.

Fuente: eldiario.es

Hay nombres muy conocidos en esa lista, pero creo que habría que resaltar el de Micaela Navarro, ya que hasta el día 28 de septiembre fue la presidenta del partido. También encontramos a Ximo Puig -President de la Generalitat Valenciana-; a Emiliano García Page, presidente de la Junta de Castilla-La Mancha; Tomás Gómez, uno de los más críticos con Pedro Sáchez tras la disolución de la ejecutiva madrileña; y finalmente Antonio Pradas -uno de los encargados de llevar las 17 renuncias a Ferraz-. El caso de este último es el que hace más mediático si cabe el asunto, ya que nada más llegar a la sede nacional del PSOE, los periodistas se encargan de cercarlo para saber, de primera mano, cómo y por qué se ha gestado esta ‘espantada’. De su boca sale la siguiente frase: “no me han permitido entrar

Minutos antes, el Secretario de Organización, César Luena, comparecía dentro de la sede para dejar varias cosas claras:

  • La Ejecutiva no quedaba disuelta tras la dimisión de estas 17 personas, ya que, dice, el reglamento del partido no recoge la necesidad de que así sea.
  • El 29 de septiembre se reuniría, tal y como se había anunciado, la comisión Federal para, posteriormente, convocar un Comité Federal que, según los Estatutos, es el encargado de convocar un Congreso Extraordinario.
  • Que son los militantes quienes deben decirte el futuro del PSOE.

 

Noche turbulenta

Tras esas dimisiones, y tras el cruce de declaraciones por parte de miembros relevantes del partidos como si fuesen dardos envenenados, los medios de comunicación se encargaron de recoger la opinión de quienes, en algún momento, han tenido o tienen responsabilidad en el PSOE. Varios históricos dieron su opinión en los medios. En Radio Nacional de España, pudimos escuchar tanto al exministro José Luis Corcuera, como a Nicolás Redondo, glosar los, a su juicio, errores de Sánchez.

En este caso, entre los más críticos está Joaquín Leguina, quien no tuvo ningún problema en dejar claro sus desencuentros con Sánchez. Más comedido, Valeriano Gómez. Eso sí, todos repitieron el mantra de que “cada uno debe asumir su responsabilidad”.

También hubo, como cabía esperar, opiniones de quienes creen que Pedro Sánchez hacía bien en mantenerse en su puesto. Entre ellos, uno de los competidores del actual Secretario General en las últimas primarias, José Antonio Pérez Tapias. Fue en ‘La Brújula’, con David del Cura, en Onda Cero.

El Hundimiento

Fue el 28 de septiembre cuando se pudo escuchar en infinidad de lugares que Sánchez había dinamitado la credibilidad del PSOE. Que durante su mandato como secretario general, las siglas del partido habían empezado a quedar difuminadas.
El periodista Eduardo Suarez hacer una matización que introdujo un punto de vista que, hasta ese momento, no se había revisado.

Posteriormente, eldiario.es ha continuado por la senda de los datos para intentar poner luz sobre esa cuestión.

ELLA
Hasta este momento, hay un nombre que no se ha mencionado. Posiblemente, el más importante después del de Pedro Sánchez. Se trata de la presidenta de la Junta de Andalucía. El mismo día 27, tras la entrevista de Sánchez en la SER, Susana Díaz era preguntada acerca de si ella podría presentarse a esas primarias de cara a liderar el partido, ya que es bien sabido que desde hace años suena que dará el salto a Madrid. Ella, dijo lo siguiente:

Un cambio de discurso interesante, ya que en 2014 no era lo que dijesen sus compañeros, sino los votantes.

Hay muchas manos que señalan a Díaz como la mano detrás de estas dimisiones.

 

El día después

El 29 de septiembre ha traído varias cosas. Entre ellas, el que puede calificarse como uno de los editoriales de periódico más duros contra Pedro Sánchez. El del diario El País.
También a Susana Díaz y a Antonio Pradas en el mismo lugar, a la misma hora y con la misma intención. Hablar del partido ante la militancia andaluza. Primero, ha sido Pradas quien se ha dirigido a los presentes.

En el PSOE hay algunos “compañeros radicalizados” del partido “han comprado el discurso de la casta” de Podemos y el del “derecho a decidir” que se ha extendido en Cataluña, y ello “frente a los órganos representativos” del partido socialista, “o contra, que es peor”.

Minutos después, Susana Díaz ha vuelto a manifestar que ella irá donde quieran sus compañeros ya que, dice, no es un asunto de “personalidades”, sino de partido.

“A la cabeza o en la cola”, ha dicho Díaz. Sonaba comos si estuviese dejando caer que iría a esas primarias, pero sin decirlo.

¿Que será lo próximo?

Según están las cosas, es difícil saberlo De momento, lo que está claro es que habrá Comité Federal. Dos, para ser exactos.

Por otra parte, es interesante leer lo que dice Jorge Galindo, de Politikon, en esta tribuna, y que completa con este artículo en la web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *